Mis guitarras antiguas

Tengo dos guitarras antiguas. Una es una Torres de 1868. La otra es de la escuela andaluza de principios del S. XIX. Las grabaciones que hay y habrán en este sitio están realizadas con estos instrumentos. Aqui se pueden ver y se puede conocer algo sobre ellas.

Guitarra Torres 1868 (catálogo Romanillos: FE 28)

Frente aros fondo

Esta guitarra vino a parar a mis manos porque pertenecía a la familia Ansón, oriundos de Antequera (Málaga) que vivían en Algeciras, donde yo nací y crecí. Los Ansón eran amigos de mi familia y un antepasado suyo había sido guitarrista aficionado (aunque alumno nada menos que de Miquel Llobet).

Julian Arcas, a quien perteneció la guitarra, falleció en Antequera en 1882, cuando estaba dando una gira de conciertos por Andalucía. Arcas se sintió enfermo e hizo testamento. En él, Arcas pidió que, a su muerte, la guitarra fuera vendida para pagar los gastos de su entierro. En este documento figura como albacea testamentario un antepasado de los Ansón. Así es como la guitarra fué a parar a manos de esta familia que vendió la guitarra a mi padre en 1972 cuando yo era estudiante de guitarra en el conservatorio de Málaga.

Toda esta historia la conocemos gracias a la labor impagable de José Luis Romanillos y su esposa Marian Harris, que han dedicado su vida a investigar las guitarras de Torres y la guitarra antigua española en general. Romanillos siguió el rastro de Arcas hasta que encontró la guitarra y la incluyó en el catálogo que hay en su magnífico estudio-biografía sobre Antonio de Torres. En esta obra se encuentran mas datos sobre las características organológicas de esta guitarra.

Recientemente ha sido restaurada por Luca Waldner y está en un excelente estado de conservación.

No voy a extenderme en explicar como suena: es una Torres. Todos los amigos que la han tocado (Stefano Grondona, Carles Trepat, Laura Mondiello, Javier Riba, etc.) han disfrutado de su sonido y apreciado sus cualidades expresivas.

Guitarra de principios del S. XIX (escuela andaluza)

frente aros fondo

Es un instrumento anterior a Torres, es decir, un instrumento mas pequeño, de cintura estrecha y aros anchos. Éstos y el fondo son de un tipo de palosanto que Antonio Marín describió como cañizo. La tapa es de abeto y la boca está decorada con nácar.

La guitarra ha sido examinada por J. L. Romanillos, que ha abierto ficha de ella, y ha situado la guitarra históricamente. Tiene una etiqueta que la atribuye a Josef Pagés pero por el tipo de ornamentación que tiene no parece una guitarra de este constructor.

El mástil y la cabeza no son originales aunque se desconoce la época en que fueron modificados. Este tipo de modificaciones se realizaba con mucha frecuencia a fin de colocar un diapasón y un puente moderno sustituyendo a los de los de tipo cordal que eran frecuentes en la época.

La guitarra estaba en Barcelona, en manos de un joyero del Eixample. Un amigo me avisó de que estaba a la venta y cuando fuí a verla, me encantó su sonido y la compré.